«Alguien voló sobre el nido del cuco»

«Alguien voló sobre el nido del cuco»

Esta película no es una mala película, solo que en modo alguno se puede considerar un reflejo de lo que ocurre en los hospitales psiquiátricos, ni en los de antes, ni en los de ahora.

Los hospitales de pacientes crónicos se crean en Europa a finales de 1400 con el objetivo esencial de “proteger a los enfermos de la sociedad, que ni los aceptaba ni mucho los consideraba enfermos, sino sujetos peligrosos.

Posteriormente y debido a los movimientos anti psiquiátricos se fueron cerrando todos los hospitales de larga de estancia abandonando a su suerte a los enfermos mentales más graves. La situación que vivimos fue penosa, cruel, y descarnada. Miles de enfermos se vieron “obligatoriamente dados de alta” y lanzados a una sociedad que, por un lado les despreciaba, y por el otro les temía.

Solo algunas órdenes religiosas como los hermanos de San Juan de Dios y las hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón se hicieron cargo de estos enfermos, y sin ánimo de lucro alguno, suplieron lo que a las autoridades sanitarias del momento les importó muy poco.

Pero a pesar de la buena fe de estas órdenes religiosas, no pudieron dar cabida a una población demasiado amplia, extensa, quedando muchos enfermos psicóticos convertidos en “homeless”, vagabundos, desprovistos de capacidad de autosuficiencia y pasando por una etapa de vergüenza para lo que entonces todavía no eran la “salud mental” que ahora tanto se predica.

El que una asociación que se ocupa del cuidado del enfermo mental grave, auspicie la proyección de una película cuyo mensaje es tan negativo hacia la asistencia sanitaria en materia psiquiátrica, a mi modo de ver es un error que puede abrir heridas, crear confusión, incentivar a que el enfermo psiquiátrico oculte su enfermedad y a dar una visión deformada de la realidad.

De entrada, el protagonista de la película, no es un enfermo mental, sino un psicópata. Sus conductas están llenas de hostilidad y enfrentamiento a la norma. Los sanitarios se dibujan como sujetos sádicos y perversos y el resto de enfermos son una caricatura de lo que realmente son las dolencias de la “psique”. En fin, todo un dislate que no debería ir unido a siglas que hablan y proclaman la “salud mental”.

Más información en:

https://bit.ly/48B0gww

Comparte en tus Redes
No Comments

Post A Comment