Trastorno de personalidad dependiente

Trastorno de personalidad dependiente Psiquiatría Clínica.

Trastorno de Dependencia de la Personalidad.

Lo que define y caracteriza a esta alteración de la personalidad es la necesidad enfermiza de que los demás tomen las decisiones que debería tomar el propio sujeto. La sumisión hacia los otros llega, en este caso, a unas cotas extremas y malsanas.
Se sienten tan inseguros e incapaces solos, que soportan cualquier cosa antes que mostrar su desaprobación o su disconformidad por miedo a perder a la persona de la que dependen; por miedo en definitiva a perder a su valedor. Estos individuos adolecen de una mínima confianza en sí mismos y necesitan el apoyo de los demás para empezar cualquier tipo de actividad por intrascendente que esta pueda ser.
En el plano amoroso si la relación se trunca, enseguida buscan otra que les proporcione el cuidado y apoyos que creen enfermizamente necesitar. Esa creencia ilógica, irracional y absurda de necesidad de protección los lleva a «aferrarse a un hierro ardiendo» y empezar muchas veces unas relaciones condenadas al fracaso de antemano.
Los individuos con trastornos de dependencia de la personalidad son pesimistas, inseguros de sí mismos, con una autoestima deficiente. Buscan ser dominados por los demás y solo así se sienten más o menos felices y seguros. En el trabajo rechazan cualquier tipo de ascenso que signifique mayores responsabilidades y en consecuencia mayor capacidad de decisión.

Trastornos de la Personalidad |Posibilidades Terapéuticas.

¿Qué podemos hacer con ellos?

Las posibilidades terapéuticas en los Trastornos de la Personalidad en general, son bastante limitadas. No obstante, existen, pero la condición fundamental para cambiar aquellos aspectos de nuestra personalidad que nos disgustan e incomodan es ser conscientes de su existencia y de lo irracionales y absurdos que pueden ser nuestros comportamientos haciéndonos sufrir de forma innecesaria. Ese sería el primer paso: darse cuenta de nuestra situación. Como dice Goleman, el autor de uno de los libros más vendidos en los últimos tiempos, “Inteligencia Emocional”, el primer paso necesario para despertar, es darnos cuenta de la forma en la que estamos dormidos.

Para modificar los rasgos anómalos de nuestra personalidad hay que invertir tiempo y constancia, pero el proyecto bien merece la pena. Es un grave error pensar que como tengo una forma ser determinada estoy condenado para siempre a repetir los mismos errores. Si nos lo proponemos con suficiente intensidad podremos conseguirlo. “Querer es poder” dice el refrán popular y no le falta parte de razón.

Una persona puede ser más o menos introvertida, o desconfiada, o sugestionable, o insegura, o…. lo que sea. Esa es su personalidad, mejor dicho, esos son algunos de los rasgos de personalidad que constituyen lo que llamamos temperamento. Pero también existe otra parcela de nuestra forma de ser que podemos modificar con relativa facilidad y que hemos denominado carácter.
La personalidad, en suma, se configura de la interrelación que se produce entre el temperamento, es decir entre lo biológico-genético-hereditario, y el carácter, esto es, lo aprendido del entorno o ambiente que ha rodeado al sujeto. Si trabajamos duro y nos adiestramos convenientemente, incluso si aprendemos algunos “trucos”, podemos ir modificando determinados rasgos y sustituyéndolos por otros que sean más saludables. Todo depende de nosotros, del interés que pongamos y de la necesidad real que tengamos de hacerlo.

Obviamente, este no es el sitio apropiado para aprenderlo, pero si para despertar el estímulo de intentarlo. Nosotros lo vemos con frecuencia en nuestras consultas y podemos afirmar que quienes se lo plantean de forma seria, invierten tiempo y esfuerzo en ello, y se dejan guiar por las personas apropiadas, lo consiguen. Obviamente, para cambiar en profundidad no basta con tener el propósito; hace falta poner en práctica técnicas de psicoterapia complejas, utilizadas por profesionales competentes y no por meros consejeros tan llenos de buena intención como de inutilidad. También es verdad que para limar esos pequeños “defectillos”, esas rarezas menores, esas formas de ser que a veces nos incordian, basta con mirarse al espejo cada día mientras te afeitas, o cada noche, mientras te quitas el maquillaje y te aplicas una crema hidratante y proponérselo con interés y tenacidad.

Trastornos de la Personalidad |Tratamiento Psicológico.

– Terapias de modificación de conducta

-Terapias cognitivas

-Terapias Psicoanalíticas

Neurolépticos (Risperidona)

Anticomiciales (Lamotrigina)

Ansiolíticos (Clonacepam)

Antidepresivos (Paroxetina)

Litio

– Internamientos (Art. 763 de la Ley de Enjuiciamiento Civil)

¡No se agobie innecesariamente, su problema puede tener solución!

Teléfono consultas 680 224 849

¿Necesita ayuda? Rellene este sencillo formulario

He leído y acepto la política de privacidad

Conforme a la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa al interesado que los datos personales que proporcione en este formulario se incorporarán a un fichero titularidad de José Carlos Fuertes Rocañin que nos servirán para contestar a la consulta que usted nos plantea. La cumplimentación del formulario es voluntaria. Si el interesado no consiente el tratamiento de sus datos personales solicitados en este formulario, deberá abstenerse de enviarlo. El interesado puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante solicitud escrita a José Carlos Fuertes Rocañin en Paseo María Agustin, 15-19 4D 50004 Zaragoza o bien enviando un correo electrónico a info@josecarlosfuertes.com

Comparte en tus Redes