Pedofilia

Pedofilia (Paidofilia).

¿A qué nos referimos confronto-temporal Pedofilia (Paidofilia)?

La pedofilia es la atracción erótica o sexual que una persona adulta siente hacia niños o adolescentes. Para la comunidad científica se trata de un trastorno psicosexual, que se caracteriza por fantasías sexuales o intentos de prácticas sexuales con niños que generalmente tienen 15 años o menos, ya sean del mismo sexo o del sexo opuesto.

¿Como se diagnostica Pedofilia (Paidofilia)?

Para que la pedofilia pueda diagnosticarse clínicamente, los pensamientos y comportamientos deben causar angustia o dificultades interpersonales al sujeto afectado, o causar angustia, lesión o muerte a personas que no desean o no pueden consentir comportamientos sexuales.

 

Los pensamientos o comportamientos en cuestión deben estar presentes durante al menos seis meses para un diagnóstico clínico, y el individuo afectado debe tener al menos 16 años de edad y al menos 5 años más que el niño objeto de las fantasías sexuales.

 

Existen dificultades formales a la hora de diagnosticar la pedofilia, ya que las personas que tienen esta afección rara vez buscan ayuda de forma voluntaria, por lo que el asesoramiento y el tratamiento son a menudo el resultado de una orden judicial, vinculada a una conducta delictiva (pederastia) que no siempre (ni siquiera muy a menudo) está presente en el perfil del pedófilo.

¿Qué se puede hacer?

El concepto de pedofilia se sustenta en una orientación sexual inapropiada, por eso la mayoría de los expertos no creen que estos sentimientos sean curables. Si bien el tratamiento no puede eliminar los intereses sexuales de un pedófilo, una combinación de terapia cognitivo-conductual  y medicamentos puede ser eficaz a la hora de ayudar a la persona a controlar sus impulsos, evitando así la conducta delictiva.

 

El abordaje farmacológico suele orientarse de manera casi exclusiva a la disminución del deseo sexual no específico, siendo su eficacia bastante limitada. En cuanto al abordaje psicológico, la investigación sugiere que los modelos cognitivo-conductuales más tradicionales son efectivos.

 

Si el principal objetivo es proteger a los niños de cualquier daño, no debemos estigmatizar la pedofilia en si misma. Los pedófilos no deben ser estigmatizados siempre que no den el paso a la pederastia. En cambio, deben ser alentados a buscar tratamiento para su trastorno antes de que causen daño.

 

Un pedófilo debe ser considerado responsable de su conducta, pero no de la atracción involuntaria que subyace a la misma. Esta afirmación, impopular y políticamente inadecuada, hace que ante la pedofilia las respuestas tanto en el ámbito de la justicia como en el de la salud mental, han sido inconsistentes y a menudo poco eficaces.

¡No se agobie innecesariamente, su problema puede tener solución!

Teléfono consultas 680 224 849

¿Necesita ayuda? Rellene este sencillo formulario

Utilizaremos sus datos para responder consultas, enviar comunicaciones comerciales y realizar análisis estadísticos.
Para más información sobre el tratamiento y sus derechos, consulte la He leído y acepto la política de privacidad