Psicosis postparto

Psicosis postparto

¿A qué nos referimos con Psicosis postparto o puerperal?

La mayoría de las psicosis del posparto son psicosis afectivas, revestidas en el 20% de los casos aproximadamente, de unas conductas de desorganización de la conciencia y de fluctuaciones del humor agudas y rápidas que debutan bruscamente en las primeras semanas del posparto. Sólo la evolución a largo plazo permite afianzar el diagnóstico, pues el puerperio reviste de aspecto esquizofrénico a ciertas psicosis afectivas Las psicosis puerperales se manifiestan con una sintomatología particular pudiendo aparecer en forma de psicosis delirantes agudas, accesos maníacos, accesos melancólicos y rara vez como cuadros esquizofrénicos típicos.

¿Como se diagnostica la Psicosis postparto o puerperal?

• El factor de riesgo mejor estudiado son los antecedentes de psicosis puerperal o de enfermedad maniacodepresiva. El riesgo más alto se asocia con trastornos afectivos siendo en concreto el trastorno bipolar el que da un riesgo más alto que el unipolar. Otros factores serían:
• La primiparidad, madre soltera y parto con cesárea,
• Por lo que se refiere a los acontecimientos vitales, éstos pueden ser precursores significativos de enfermedad no psicótica en el posparto (depresión), pero son menos importantes como factores de riesgo en los trastornos psicóticos, aunque no todos los estudios son coincidentes.
• No se ha registrado relación significativa con las complicaciones físicas perinatales y la psicosis puerperal. Tampoco hubo correlación significativa entre factores tales como edad, alfabetización, status marital, ocupación, clase social, tipo de familia y otras variables obstétricas.

¿Qué se puede hacer?

Los tratamientos farmacológicos son comparables a aquellos utilizados para otras psicosis.

 

La terapia electroconvulsiva es sin embargo la indicación mas frecuente en el grupo de mujeres que presentan una psicosis del posparto, aunque se recomienda no utilizar la terapia electroconvulsiva hasta después de las 4 semanas del parto, para evitar complicaciones como la movilización de un émbolo a partir de una tromboflebitis no diagnosticada.

 

Hay autores que defienden la introducción del niño en el campo terapéutico y para ello sugieren crear unidades de hospitalización «madre-niño». Mantener la separación madre-hijo hasta la curación de la madre es crear un impass o el riesgo de estancarse. El niño no es un compañero indiferente y separado largo tiempo de su madre presentará las mismas reacciones de rechazo que complicarán el reinicio de las relaciones y confirmará a la madre en la creencia de que no es capaz de amarlo. El reinicio de los contactos y la participación en los cuidados del niño se harán progresivamente, para evitar los gestos agresivos y la angustia de la madre. El equipo asistencial debe contar con una madre sustituto que cuidará de la madre y del niño, asegurando a la madre una posibilidad de identificación afortunada.

 

La contraindicación a la lactancia natural en las mujeres con psicosis puerperal, es más por el riesgo de dañar al neonato o de infanticidio que por los fármacos utilizados (excluido el litio que es excretado en la leche materna). En los casos en que fuera necesaria medicación para profilaxis de trastornos afectivos debería administrarse Carbamacepina en lugar de litio.

 

Una vez que una mujer ha presentado una psicosis puerperal, debe ser advertida de la posibilidad de recaída, que será́ mayor en los trastornos bipolares, en un embarazo posterior. En estos casos será́ necesario un apoyo psicológico durante el embarazo, porque estas pacientes viven con la angustia de una recaída.

 

La profilaxis farmacológica de la psicosis puerperal no esta clara. La litioterapia no debe ser iniciada antes del parto, por los posibles efectos secundarios en el recién nacido (hipotonía, cianosis, letargia…). Este tratamiento con litio necesita una vigilancia intensa de las litemias, por el riesgo de sobredosis unida a las modificaciones electrolíticas del posparto.

¡No se agobie innecesariamente, su problema puede tener solución!

Teléfono consultas 680 224 849

¿Necesita ayuda? Rellene este sencillo formulario

He leído y acepto la política de privacidad

Conforme a la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa al interesado que los datos personales que proporcione en este formulario se incorporarán a un fichero titularidad de José Carlos Fuertes Rocañin que nos servirán para contestar a la consulta que usted nos plantea. La cumplimentación del formulario es voluntaria. Si el interesado no consiente el tratamiento de sus datos personales solicitados en este formulario, deberá abstenerse de enviarlo. El interesado puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante solicitud escrita a José Carlos Fuertes Rocañin en Paseo María Agustin, 15-19 4D 50004 Zaragoza o bien enviando un correo electrónico a info@josecarlosfuertes.com

Comparte en tus Redes