Claustrofobia

Trastorno de Claustrofobia

¿Qué es el trastorno de Claustrofobia?

Literalmente quiere decir temor o miedo intenso a los lugares cerrados. Va muy frecuentemente asociada a otras fobias, ataques de pánico e incluso a su opuesto como es la agorafobia.

Aquellos que la sufren “claustrofobia” evitan, por ejemplo, los ascensores, los túneles, el metro, las habitaciones pequeñas, el uso de técnicas de diagnóstico como el Escáner o la Resonancia. El claustrofóbico no tiene miedo al espacio cerrado en sí mismo, sino a las posibles consecuencias negativas de estar en ese lugar, como quedarse encerrado para siempre o la asfixia por creer que no hay suficiente aire en ese lugar.

Cuando una persona que sufre claustrofobia anticipa que va a entrar, o entra, en un espacio cerrado, experimenta una reacción de ansiedad intensa con falta de aire, palpitaciones o inestabilidad. Debido a estos síntomas, normalmente se evitan los espacios cerrados. Por ejemplo, subir por las escaleras 12 pisos antes que usar el ascensor, negarse a que le practiquen un TAC, no coger el tren, el metro o el avión. Como en otras fobias específicas, la respuesta de ansiedad disminuye considerablemente cuando la persona abandona el sitio cerrado.

¿Cómo se diagnostica la Claustrofobia?

Una vez mas el diagnostico se establece por lo que nos dice la persona que acude a la consulta. El miedo constante e intenso ante los espacios cerrados será definitorio para hacerlo. Lo que si tenemos que saber es que no existen pruebas complementarias (análisis, radiografías, EEG, etc.) que sirvan para establecer el diagnóstico de claustrofobia. No obstante, la prudencia y el buen hacer medico, hacen aconsejable siempre descartar otras enfermedades.

¿Cómo se puede tratar la claustrofobia?

El tratamiento que obtiene mejores resultados a fecha de hoy es el tratamiento conductista, es decir ir acostumbrando al paciente a enfrentarse con la situación que le produce el malestar. Al principio puede ser acompañado por el terapeuta, para posteriormente hacerlo solo y de forma gradual.

Conviene que durante las primeras etapas del tratamiento conductual se asocie un ansiolítico como el Cloracepato dipotasico o el Alprazolam Retard. Estos psicofármacos, al disminuir la ansiedad, van a darle al paciente una seguridad que en condiciones habituales no tiene, por lo tanto, pueden ser muy aconsejables para romper el circulo exposición-miedo-pánico-evitación

CONSEJO: EL NO ABORDAR UNA CLAUSTROFOBIA TIENE COMO RESULTADO AUMENTAR LA INCAPACIDAD DE LA PERSONA, Y QUE LOS MIEDOS SE HAGAN CADA VEZ MAS INTENSOS Y VARIADOS.

¡No se agobie innecesariamente, su problema puede tener solución!

Teléfono consultas 680 224 849

¿Necesita ayuda? Rellene este sencillo formulario

He leído y acepto la política de privacidad

Conforme a la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se informa al interesado que los datos personales que proporcione en este formulario se incorporarán a un fichero titularidad de José Carlos Fuertes Rocañin que nos servirán para contestar a la consulta que usted nos plantea. La cumplimentación del formulario es voluntaria. Si el interesado no consiente el tratamiento de sus datos personales solicitados en este formulario, deberá abstenerse de enviarlo. El interesado puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante solicitud escrita a José Carlos Fuertes Rocañin en Paseo María Agustin, 15-19 4D 50004 Zaragoza o bien enviando un correo electrónico a info@josecarlosfuertes.com

Comparte en tus Redes