Jose Carlos Fuertes

Switch to desktop Register Login

#AtentadoTúnez: ¿Que pasa por la cabeza de un terrorista?

“Matar a uno para aterrorizar a un millón”, asi es como definen algunos estudiosos del tema el acto terrorista. Estos días, muy cerca delo solar patrio, se ha producido otra nueva matanza (me niego a darle ningún matiz militar mas dignificante), la yihad sigue haciendo lo único que sabe hacer: destruir y crear pavor.

¿Que hay en la mente de un terrorista? Nadie pude dar una respuesta científicamente rigurosa, la mente humana es compleja y nuestros actos tiene motivaciones muy dispares, fruto de la genética, de las hormonas, del entorno de la primera infancia, de la educación y la cultura, hasta de la climatología y de la alimentación. El cerebro humano y sus funciones esta influenciado por muchos factores, y por lo tanto las conductas que desarrollamos tienen una explicación muy variopinta.

Lo que si sabemos los psiquiatras es que el perfil del terrorista gira siempre en torno al fanatismo, esto es, ideas sobrevaloradas, a veces delirantes, y siempre con una tonalidad afectiva enfermiza. “Todo vale con tal de servir a la causa”, es decir para un terrorista el “fin si justifica los medios”.

Clásicamente se han descrito dos perfiles. Uno el psicopático, basado en la frialdad emocional, insensibilidad afectiva, psicorigidez, mitomanía, incapacidad de aprender del castigo y de introyectar las normas. Y otro perfil narcisista-paranoide, compuesto por una falsa hipervaloración del yo, ideas de superioridad como forma de compensar otras mas reales y auténticas de inferioridad, suspicacia, desconfianza y un desprecio por las ideas y sentimientos del prójimo absoluto.

Junto a estos rasgos-trastornos de personalidad que, simplificando mucho, son los que se atribuyen sobre todo a los cabecillas terroristas, existirían una amplia gama de personalidades anómalas que son los que integran los grupos macabros de justicieros siniestros. Ahí se observan débiles mentales, inmaduros dependientes, algunos sujetos con trastornos límites de personalidad, y por supuesto también individuos que, sin tener ningún diagnóstico específico, son lo suficientemente crueles y desalmados como para formar parte como actores de comparsa de tan siniestro drama.

El terrorismo, conceptualmente hablando, no es nuevo. Lo nuevo es la resonancia mediática, la facilidad que los actos de barbarie tienen hoy para correr como la pólvora en las redes sociales, la influencia tan negativa y poderosa que llegan a tener al darles tanta cobertura informativa.

La agresividad está en nuestros genes, la violencia en los genes y en la educación. Insisto, esta sociedad esta enferma y todos tenemos que ponernos las pilas para, según nuestras posibilidades, cambiar el rumbo. Sino es muy probable que, como dice la sabiduría popular, “lo que no mejore, empeore”.

Última actualización el Jueves, 19 Marzo 2015 13:51

Visto: 24

© Copyright 2012 Rocañín Desarrollo Sanitario S.L. - CIF B99305997

Top Desktop version